PAPA GAY

 

Pope Benedict XVI waves as he leads the Angelus prayer in Saint Peter's square at the Vatican in this picture provided by Osservatore Romano

Señor Abad,  sin ánimo de contradecirlo pero sí de “colincharme” sobre parte de su teoría quiero decirle a usted y a los amigos de raficoparada.com que el Papa debe ser un hombre gay.

Arrogante resulta tratar de responder a una de las magistrales columnas de Héctor Abad. En uno de sus últimos escritos, Abad aseguró que el Papa debería ser un hombre casado (http://www.elespectador.com/opinion/columna-407906-un-papa-casado).

Señor Abad,  sin ánimo de contradecirlo pero sí de “colincharme” sobre parte de su teoría quiero decirle a usted y a los amigos de raficoparada.com que el Papa debe ser un hombre gay. Ojo, no se trata de una burla, sarcasmo o mala leche,  se trata de hacer un llamado a la sensatez  y a enfrentar un “fact” que es imposible de ocultar: La iglesia católica, romana y apostólica en su mayoría es gay, parte del documento “secreto” que hizo renunciar a  Benedicto XVI tendría información relacionada con la promiscuidad entre los grandes jerarcas de la iglesia que son homosexuales. Pero como yo no estoy en el Vaticano y si estuviera allí tampoco tendría acceso al documento, me remito a lo que veo aquí en Colombia y de lo que he sido testigo durante los pocos viajes que he hecho a otras latitudes. El oficio/profesión de quienes profesan la fe católica requiere de mortales con un temperamento y estilo de vida gay. Somos metódicos, ordenados y algo neuróticos. Tenemos pasión por la historia, el arte, la música clásica, además de manera natural y sin que nos cueste mucho trabajo ponemos en práctica la caridad cristiana. Cuántos padres mueren en brazos de su hijo gay? cuántos sobrinos son educados por el tío gay? cuantos enfermos son auxiliados por el amigo gay? Si se trata de ir a detalles más espirituales los invito a que esta Semana Santa vayan a las procesiones, a los grandes eventos de la Semana de la Pasión y después me cuenten quiénes “visten” los altares y las figuras, quiénes son los primeros en llegar a la iglesia a rezar y a evangelizar. ¡los gais!

Como es natural ni todos los gais pueden ser curas ni todos los curas tiene que ser gais pero no nos engañemos, nosotros sentimos una marcada atracción por los misterios del evangelio y por ahí derecho nos encanta todo esa parafernalia que rodea una de las religiones  más antiguas y controversiales de la historia de la humanidad.

Los hilos  de oro, las figuras celestiales, los zapatos rojos (mejor si son Gucci), los coros, la catedrales, los frescos y los misterios de la Biblia nos privan…

Ojala el próximo Papa fuera gay pero no enclosetado, de lo contrario seguiremos siendo testigos de los peores escándalos sexuales en una religión donde ese tema esta en el closet…

 

 

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>